20 abril 2015

Conejo con especias (estilo moruno)


     Una de las particularidades del conejo es su gran versatilidad gastronómica. De carne blanca, jugosa, suave y baja en grasa, este animalito, tierno por un lado y exquisito por otro nos brinda en la cocina un sinfín de posibilidades y, del mismo modo, un gran abanico de nutrientes. Su carne rica en vitamina B12,  en potasio y fósforo,  a la vez es  baja en sodio por lo que es beneficiosa para personas hipertensas. A la hora de cocinarla, el truco para que nos quede jugosa y tierna radica en la maceración. Por eso me he decantado por una receta moruna impregnada de las especias típicas del país y de maceración lenta.

Ingredientes:
1 conejo limpio y cortado
3 zanahorias grandes
2 cebollas grandes
Aceite de oliva
Un palo de canela en rama
½ cucharadita de comino molido
½ cucharadita de jengibre en polvo
½ cucharadita de cúrcuma
Un pelín de canela molida
Un pelín de pimienta molida
Una pizca de pimentón dulce
3 hojas de laurel
3 clavos
½ limón en rodajas sin la cáscara y parte blanca
Aceitunas verdes
Hojas de romero


 Preparación:
       En primer lugar, la noche anterior a la preparación pondremos a macerar el conejo en una mezcla de ajos machacados en mortero con un chorrito de vino blanco y la mezcla de las especias junto con las hojitas de romero y laurel. Por la mañana le daremos unas vueltas para que pille sabor por todos lados. Después freiremos en un poco aceite los trozos de conejo, sólo vuelta y vuela. Reservamos. En el mismo aceite sofreímos la cebolla en rodajas a fuego bajo. Una vez pochada incorporamos el conejo y el líquido sobrante de la maceración. Pelamos y cortamos las zanahorias en rodajas y las agregamos también. Si nos faltase líquido podemos agregar un poco de agua pero muy poca. Coceremos unos 40 minutos aproximadamente. A media cocción agregamos el medio limón en rodajas y seguimos guisándolo a fuego bajo. Cuando ya esté listo, agregamos las aceitunas y dejaremos reposar unos minutos.


       Nos quedó un conejo muy tierno, la carne casi se deshacía en la boca y un sabor, en contra de lo esperado, a especias pero muy suave nada sobrecargado.

       Y esta es la propuesta número 32 de nuestro Desafío en la cocina. Para ver que conejillos han cocinado el resto de participantes en el reto sólo tienen que pinchar aquí.



13 abril 2015

Fideos Soba con verduras, manchego y semillas de sésamo en Wok


Los fideos soba, son uno de los productos típicos de la gastronomía japonesa. A base de trigo sarraceno, son consumidos en este país desde hace más de 400 años. El trigo sarraceno es un tipo de cereal carente de gluten con gran variedad de propiedades nutricionales entre las que destaca, la vitamina P, B1, B2 y B3, también vitamina E y omega 3. En cuanto a minerales es rico en magnesio y potasio.  Con un sabor un tanto peculiar contrarrestado por su aporte nutricional, puede ser el alimento ideal para celiacos o personas que no consuman harinas blancas.

Ingredientes para 2 personas:
250 gr. de fideos soba
Verduras: zanahoria, calabacín, pimiento rojo y verde, cebolla
Taquitos de queso manchego semicurado
Semillas de sésamo tostadas
Sal
Aceite de oliva
Perejil
Salsa de soja
Salsa picante (opcional)




       Lo primero será cocer los fideos en abundante agua con sal unos minutos, 5 aproximadamente.  Escurrimos y reservamos, mientras picamos en tiras finas las verduras y vamos salteándolas con un pelín de aceite de oliva en el wok. Una vez estén pochadas añadimos los fideos, y la salsa de soja o picante. Yo  opté por las dos, aunque de la picante muy poquita sólo para que le diera un pequeño toque. En el momento antes de retirar, añadimos los taquitos de queso y  servimos. Adornamos con el sésamo y perejil finamente picado.
         El resultado es un plato rápido y ligero y sano.